miércoles, 30 de diciembre de 2009

Una puesta en escena triunfal:postura y seguridad

Imagínate:
Por fin llega la fiesta que tanto tiempo estabas esperando, llevas un vestido espectacular, vas perfectamente maquillada y peinada, estás encantada de la vida, tienes un subidón de autoestima, te sientes de maravilla, sonríes y te diviertes y de repente, te sientas en un silla y ... te desmadejas por completo.
Pues sí, suele pasar que todo el encanto del aspecto físico y de los cuidados corporales que nos hayamos concedido desaparecen por arte de magia cuando nos sentamos encorvadas y sin gracia ni estilo ninguno, cuando no sabemos permanecer de pie con seguridad y aplomo, cuando de repente se acerca a la mesa una chica despampanante y de golpe y porrazo tú dejas de sentirte la reina de la fiesta, para empezar a desaparecer y encogerte literalmente, dejándole de paso todo el protagonismo a la "usurpadora".
(Aquí podéis ver a la Princesa Letizia sentada correctamente, para mí es un ejemplo perfecto de cómo sentarse con estilo)

¿Qué está sucediendo?
Bien, que no cunda el pánico, lo primero que debemos hacer para comenzar a sentarnos erguidas es simplemente, trabajar la zona abdominal. Si alguna practicáis pilates, sabréis que la zona abdominal o corsé interno, es la parte de nuestro cuerpo que nos ayuda a permanecer rectas.
Deberíais encontrar todos los días unos minutos para hacer abdominales, con cinco minutos al día sería suficiente en un principio, como véis es muy poco tiempo y el resultado merece la pena.
Pero ¿qué hacer entre tanto?. Bueno, estad atentas a sentaros en sillas con respaldos, nada de taburetes y similares, y usadlos que para eso están. Son vuestro apoyo y debéis recostar toda la espalda cuan larga es sobre él.

(En la foto una estilosa Carla Royo Villanova, quien por cierto practica Pilates y ha escrito un libro sobre el mismo, imagino que todo ello la ayudará a sentarse de esta manera)

El mantener la compostura os dará un porte majestuoso, y va en serio. Sólo tenéis que mirar a vuestro alrededor y mirar cómo están sentadas las personas de vuestro entorno. Comprobaréis que lo raro es que se sienten correctamente y quién así lo haga veréis que destaca por encima de los demás con diferencia.
Está demostrado que el sentarse de esta forma actúa como un imán hacia los demás mortales, os confiere un aire de saber estar, de mujer segura y que se valora a sí misma. Haced la prueba y lo veréis.

Por otra parte está el tema de cómo hacer una entrada con estilo en una cena, o acontecimiento en el que queramos destacar (no hablo de cenas entre amigos/conocidos).
Es importante no dejarse impresionar, debemos actuar con naturalidad, caminar tranquilamente, sin querer correr para llegar a nuestro asiento y que dejen de mirarnos. Esto es un gran error. Debemos permitirnos ser vistas, no pasa nada porque nos observen, es algo que nosotras también hacemos.

(En esta imagen Carla Bruni haciendo una de sus características puestas en escena, se nota la clase a leguas. Por cierto os estoy preparando un post sobre Carla, ya os iré comentando, pero no tendrá desperdicio)


Es vital no ir mirando con los ojos abiertos como platos a todo el personal, como si estuviésemos en Disney World. Podemos en todo caso admirar el entorno sin exagerar y saludar con corrección y naturalidad, sin hablar demasiado deprisa, lo cual delataría nuestro estado emocional, y sin hacer gestos nerviosos y recurrentes. Las manos mejor quietas y agarrando (con fuerza si hace falta) el bolso, que paseándose nerviosas por el pelo, piel, ropa, etc...que es algo que da muy mala sensación de su dueña.
Es importante ser siempre una misma y no dejarse intimidar, para ello debemos trabajar a diario en cultivar una fuerte autoestima que nos sirva de soporte en situaciones potencialmente incómodas o desconocidas.
Related Posts with Thumbnails